lunes, 10 de septiembre de 2007

De colores...

Natalia:

Revisando entre los artículos de "el uni" encontré uno que me llamó la atención, acerca de los colores que se utilizan para decorar los interiores y que te cito en seguida:

La importancia del color en tu hogar

Nora Torres
Lunes 10 de septiembre de 2007

Diversos colores han dado nombre a importantes lugares de todo el mundo. Quién duda de la fama de la Casa Blanca (Estados Unidos), la Plaza Roja de Moscú (Rusia) o el club Moulin Rouge (Francia), incluso la misma Zona Rosa (México). Así, resulta interesante conocer el significado de diversas tonalidades aplicadas dentro de inmuebles.

Blanco. Es el color básico por excelencia y los decoradores recurren a él para dar a los espacios sensación de amplitud y profundidad.

Además, se utiliza para aumentar la intensidad de la luz natural reavivando cualquier otro tono con el que se combine. Hoy en día se aplica mayormente en cocinas y baños y es característico de la corriente minimalista.

Rojo. Por tratarse del color del fuego, la vitalidad, la pasión y la sangre, los especialistas recomiendan dosificarlo en cantidades pequeñas y mezclarlo con materiales como madera o piedra.

Si se abusa de este matiz, los espacios podrían dar una sensación de oscuridad y ahogo.

Azul. Se sugiere utilizarlo en lugares de descanso como habitaciones y estancias debido a que es sinónimo de tranquilidad.

Las combinaciones con tonalidades azules crean ambientes fríos y despejados que pueden equilibrarse con colores cálidos. Es importante evitarlos en comedores, entradas y escaleras.

Amarillo. Gracias a que es un color primario, tradicionalmente se ha usado en la decoración de viviendas.

Los expertos aseguran que se trata del matiz más luminoso y cálido. Si se utiliza junto con rojizos o anaranjados, aporta alegría y viveza mientras que con el verde ofrece frescura.

Los tonos claros dan luz y crean un ambiente relajado y sosegado; los más intensos es mejor utilizarlos en espacios iluminados con luz artificial y de pequeño tamaño.

Verde. Transporta a las personas a la naturaleza debido a que es el color más templado y sedante. Hay quienes aseguran que con un toque de azul, invita a la reflexión.

Refresca y agranda el espacio, crea una estancia tranquila. Los tonos más oscuros resultan ricos y naturales.

Naranja. Además de realzar la apariencia del mobiliario, ofrece la luminosidad del amarillo y la energía del rojo dando a las estancias sensación de calidez y bienestar. Por lo tanto, necesita colores fríos para crear contraste y equilibrio.

Negro. Si se aplica con buen criterio, el color negro confiere elegancia y puede emplearse con mucho acierto dentro de la decoración.

Sin embargo, es necesario tener cuidado debido a que cuando abunda demasiado crea sensaciones negativas.
Mi cuarto está pintado de amarillo, y creo que acerté en la elección, aunque estoy pensando seriamente en cambiarlo a verde, lo que me facilitaría la realización de futuros chromakeys ;)

bytes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario