jueves, 10 de julio de 2008

De la amnesia selectiva...

Es difícil olvidar a las personas, sobre todo cuando han sido parte importante de tu vida, tanto por el tiempo que han pasado a tu lado, como por la intensidad y la calidad de éste, afortunada o desafortunadamente no siempre conocemos personas que involucren estos dos elementos de tal manera que logren un efecto que perdure aún después de que se marchen de nuestras vidas, la trascendencia.

La vida es tan corta, que quizás muchos de nosotros sólo podamos conocer un contado número de éstas personas, hasta puede ser que en toda la vida podamos contarlas con los dedos de una mano, es por eso que considero que es hora de dejar atrás el pasado, en fechas recientes he meditado sobre el significado de estar aquí, y ahora ¿por qué y para qué? -supongo que es algo que todos se preguntan alguna vez- y aunque todavía no tengo una respuesta que me satisfaga, he decidido construirme una propia y confiar en ella hasta que deje de estar vigente, o alguna otra venga a sustituirla.

Hoy es el cumpleaños de una persona que marcó mi vida para siempre -sí, aunque se escuche a frase de película palomera- y aunque ella seguro ni se va a dar por enterada, quiero decir que si algún día por "x" o "y" razón lee este post, que sepa que la quise mucho, que confié en ella, vamos, digamos que hasta la amé, y amar aplicando un concepto más maduro que el de un adolescente de 16 o 17 años, la amé como en teoría se debería amar a la compañera de tu vida, -y ahora que he madurado un poco más, me da terror afirmar eso- pero así la amé. Y digo amé, porque ya fue, el pasado no existe al igual que el futuro, -bendita teoría del hoy que confabulamos Nayeli y yo, y si no me creen, escuchen "El Presente - Julieta Venegas"-.

Creo que he cambiado tanto que ahora ya no tengo tanto miedo de llamar a las cosas como son, como dicen, al pan pan y al vino vino, y por eso mismo he decidido que no tiene caso añorar tiempos pasados, que nunca volverán, aunque los recuerdos sean la única prueba -para mi- de que esos tiempos fueron reales, para que hacernos pend... las cosas no son lo que eran y sin duda no serán como son, entonces ¿qué sentido tendría tratar de mantenerlas vivas?

Brenda ya tiene su vida, y eso se merece mi respeto, ya no está vinculada de ninguna forma conmigo, y como dice mi madre ¿a dónde vas, que más valgas? -analogía sólo entendida por mi, sin menospreciar, sorry-.

Para no hacer más largo el post y para concluirlo ya!!!, Brenda te deseo un feliz cumpleaños, una feliz vida, y una feliz muerte, no hay deudas por pagar hoy he decidido que quedamos tablas, casi siete años es demasiado tiempo para permanecer en la vida de alguien, sobre todo si nada los une.

Por hoy y para siempre, de verdad espero, para ahorrarnos malos ratos, que el destino nunca nos ponga en el mismo camino, que el mundo -o por lo menos México- sea lo suficientemente grande como para no encontrarnos jamás. Ahora me siento listo para dejarte partir, para abrir mi mundo completamente para quien quiera estar en el, y para no esforzarme por que los que no quieren, estén.

Con todo el amor que sentí por ti, y el cariño que siento hoy, te digo:

Adiós

-------------
bytes.

Pd. A veces decir adiós no tiene que ser una tristeza, puede ser la oportunidad de ser libre, intentalo, después de todo, al final tu vida sólo te pertenece a ti, tu decides quien entra y quien sale de ella.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario