sábado, 14 de agosto de 2010

Soy una mala persona…

Aceptémoslo, no soy el “prototipo de hombre” que cualquier mujer podría querer.

Tampoco es que me esfuerce por serlo, seamos honestos, las únicas veces que me he sentido motivado para cambiar, han sido cuando me ilusiono, sí, así como lo leen. Pero es –como decía ayer, David Ochoa, en su conferencia- la historia del huevo y la gallina, si acaso necesito sentir aceptación para obtener un refuerzo positivo y en consecuencia desarrollar mi “potencial”, y por el contario, si recibo rechazo me estanco en la tranquilidad de la monotonía y la costumbre.

¿Qué es lo único que tengo/soy? no lo sé.

Soy agua y aceite, a veces tan cerrado que doy asco/pena, no he aprendido a vivir el día a día, a valorar las cosas que tengo, y varios pueden dar fe de eso.

La verdad es que hoy me siento así, como una persona que ha hecho más cosas malas, que ha cometido más errores que aciertos, que cosas buenas. ¿Será cierta esa leyenda urbana que dice que las personas somos más proclives a la maldad que a la bondad? hoy casi la creo.

Si, este post es muy emo, pero no pude evitar escribirlo, hoy también leí en otro blog algo así como “ el 80% de las cosas que escribo aquí, tienen dedicatoria” y al respecto, la verdad es que no sé si este caiga en ese 80% o en el 20% restante, si así aplicara…

El punto es, que hoy, en este momento, me siento triste, vacío y sin alma, o quizá sin espíritu, me gustaría despertarme mañana  y darme cuenta de que se me hizo tarde para ir a clases, con Rogelio, o con Jesús Arroyo, esas clases que disfrutaba como si fueran lo único en este mundo que me pudiera liberar de mi contenedor espacio-temporal.

Quizá hoy fue el resultado de la suma de todos los males, –o por lo menos la mayoría-.

  • Descubrí que no soy tan geek como creía, y que el internet puede llegar a aburrirme aún cuando tenga 3mbps de descarga en una mega lan-party. Porque los recursos sólo importan cuando tienes con quién compartirlos (sea real o virtualmente).
  • Quizá me aleje un poco de mi vida en twitter, como ven, en los últimos meses ha bajado la frecuencia con la que posteo, quisiera retomar el blog como lo que era antes –si es que puedo- y hacerle honor al nombre que le asigné, Satélite. El Satélite de mi vida.
  • Hoy –bueno ayer- Julieta Fierro estuvo en Campus Party, y mientras ella estaba iniciando su conferencia, yo estaba en mi casa, a dos horas y media de ahí, despertando… Maldita sea!
  • Entre otras cosas que ya están por demás escribir…

Bytes.

2 comentarios:

  1. animo Kike...todos pasamos por depres asi..y es valido...a mi me pasa, no sentirse parte de nada..sentir q todo nos falla...pero despues una nueva luz viene..

    te quiero mucho y quiero q lo sepas, eres una excelente persona...se siente.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias jess!! yo también te quiero, y si no fuera por las personas que me apoyan pff, esto sería una locura.. <3

    Besitos!

    ResponderEliminar