martes, 9 de noviembre de 2010

Escribas y cortesanos… (I)

Dobla el pan que te ha dado tu madre. Llévala como ella te ha llevado a ti: te cargó y no te dejó. Cuando naciste, después de tus meses [de gestación], te puso junto a su cuello, metió sus metas en tu boca durante tres años. Aún siendo fuerte el olor de tus excrementos, no demostró disgusto diciendo: ¿Qué haré?
[Bresciani, 292]

Textos del antiguo Egipto.

Extraído de: “"Historia de la educación; de la antigüedad a nuestros días” de Mario Alighiero Manacorda, Siglo XXI editores.

Un libro que estoy aprendiendo a saborear, sencillamente exquisito.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario