viernes, 26 de noviembre de 2010

Kike más o menos funciona así: Aprendizaje.

Esta es una actividad que realicé para el diplomado a distancia que estoy tomando, y aunque tiene algunas “áreas de mejora” como diría mi buena amiga Luz, de vez en cuando hay actividades que tocan aspectos de mi personalidad en las que me es difícil resistir al debraye y reflexión Lengua fuera.

 

3.- Estrategias de Aprendizaje

La manera en que acostumbro estudiar (y aprender) es una mezcla entre las diferentes estrategias que se ejemplifican en la lectura y algunas otras más, sin embargo, creo que la conformación de esta mezcla, tiene mucho que ver con lo que intento estudiar o aprender, es decir, no hay una receta general para aplicar para todos los casos.

En el caso de temas que son muy afines a mi, o de los cuales posee amplios conocimientos previos, como en el caso de la política internacional, las noticias del mundo, y en general cultura general, sólo me basta con hacer una lectura a profundidad, para adquirir conocimientos generales y especializados, pocas veces necesito hacer uso del subrayado, dependiendo de la situación, y en muy muy escasas oportunidades he utilizado otras herramientas como los resúmenes, cuadros sinópticos o mapas mentales.

Por otro lado, cuando lo que me dispongo a estudiar es algo de lo que tengo muy pocas referencias, -no importa el nivel de complejidad que tenga- me cuesta mucho más trabajo, y aquí es donde no sólo me es suficiente con realizar una lectura profunda y a conciencia, sino también, tengo que hacer uso de otras técnicas, primero que nada, recurro a subrayar las palabras claves, y todo dato que considere importante ya sea por relevante, o por desconocido, el punto es arrojar luz y crear claroscuros para determinar sobre qué estoy parado. El siguiente paso es hacer un resumen de lo que ya he separado, para terminar con una lectura final que hace la función de “acuse de recibo” para descartar que haya omitido información importante o necesaria para hacer el análisis final.

Cuando considero que tengo los elementos necesarios recabados, hago un análisis que me permita entender y darle un sentido congruente a la información obtenida, de tal forma que pueda fijar una postura acerca del tema en cuestión, pocas veces he recurrido a otras técnicas como los mapas mentales o los cuadros sinópticos, estos últimos son más frecuentes pero sólo los uso como un recurso muy personal, se crean y se destruyen en mi mente, creo que tengo la capacidad para jerarquizar y distribuir contenidos, así como para crear distintos escenarios con la información de la que me allego, pero me es difícil retransmitirla a terceros.

Finalmente, siempre trato de saber más del tema, obtener más información de la que poseo, y eso me lleva a pasar varias horas en busca de nuevos contenidos, más actuales o con más peso, que aporten nuevos datos sea cual sea la fuente de la que provengan, siempre y cuando me parezca válida, en este sentido, creo que he llegado a ser muy crítico de las fuentes, precisamente porque he desarrollado esa necesidad a obtener más información, hasta que quede conforme con los resultados obtenidos.

A grandes rasgos, es la metodología que sigo para aprender, aunque estoy consciente de que hay muchos otros aspectos igual o más importantes que determinan mis aprendizajes significativos, como mi estilo de aprendizaje el cuál he identificado como mayoritariamente kinestésico, un análisis a profundidad sale del objetivo de esta actividad.

Ahora bien, sin duda, como ya lo mencioné anteriormente, uno de los cuellos de botella en mi aprendizaje, es, una vez que he “desempaquetado”, sistematizado y ordenado, la información para mi, me es muy difícil hacerla “portable” para compartirla con terceros ya que me parece que toda la información con la que me quedo es sumamente importante y necesaria, a tal grado de que intento que en el proceso de transmisión no se pierda ni un solo dato, ya sea por omisión de mi parte, por la entropía del canal, o por limitaciones propias del receptor, en resumen, las barreras de la comunicación, tienen una gran relevancia en mi persona, a la hora de transmitir mis ideas y conocimientos.

Es por eso que a mi parecer, lo que tengo que modificar de mi comportamiento, es esa “obsesión” por que el mensaje llegue completo, y aunque sé que desde el momento que sale de mi, está sujeto a esas barreras de la comunicación, a veces no puedo evitar querer tener el control a cada instante del viaje hasta el receptor, cosa que obviamente no es posible, porque va más allá de mis posibilidades.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario