martes, 11 de enero de 2011

El animal que se engaña a sí mismo

No reconocemos las suposiciones egocéntricas, el uso egocentrista que hacemos de la información, la forma egocéntrica en la que interpretamos datos, la fuente egocéntrica de nuestros conceptos e ideas ni las implicaciones de nuestro pensamiento egocéntrico.

No solemos reconocer nuestra perspectiva egoísta. Nos damos cuenta de nuestro pensar egocentrista cuando nos adiestramos para ello.

Como humanos, vivimos con un confiado, aunque irreal, sentido de que sabemos cómo son las cosas y que somos objetivos. Creemos, por naturaleza, en nuestras percepciones intuitivas aunque sean erróneas. En lugar de usar estándares intelectuales al pensar, usamos unos estándares psicológicos egocéntricos para determinar lo que creemos y lo que rechazamos.

A continuación algunos ejemplos de los estándares psicológicos más utilizados:

1. “Es cierto porque creo en ello.”  Egocentrismo innato: Parto de la premisa que lo que creo es cierto aún cuando nunca he cuestionado las bases de mis creencias.

2. “Es cierto porque creemos en ello.” Sociocentrismo innato: Parto de la premisa que las creencias dominantes dentro del grupo al cual pertenezco son ciertas aunque nunca haya cuestionado las bases de esas creencias.

3. “Es cierto porque quiero creerlo.” Cumplimiento de deseos innatos: Creo en, por ejemplo, historias de conducta que ponen (a mí o al grupo al que pertenezco) en una perspectiva positiva en lugar de negativa aunque no haya considerado con seriedad la evidencia de las historias negativas. Creo en lo que “se siente bien”, lo que apoye mis otras creencias, lo que no me exija que cambie mi modo de pensar de forma significativa y lo que no requiera que admita que me equivoqué.

4. “Es cierto porque así siempre lo he creído.”  Auto-validación innata: Tengo un fuerte deseo de mantener las creencias que he tenido por mucho tiempo, aunque nunca haya considerado hasta qué punto estén justificadas de acuerdo a la evidencia.

5. “Es cierto porque me conviene creerlo.”  Egoísmo innato:  Me aferro a las creencias que justifiquen el que tenga más poder, dinero o ventajas aunque esas creencias no estén basadas en razones ni en la evidencia.

Ya que los humanos tendemos a evaluar el pensamiento siguiendo los criterios arriba mencionados, no es de sorprender que, como especie, no hayamos desarrollado un interés en establecer y enseñar estándares intelectuales legítimos. No es de sorprender que nuestro pensamiento sea defectuoso. Somos, en realidad un “animal que se engaña a sí mismo.”

Post original: El problema del pensamiento egocéntrico. 5 falacias.

3 comentarios:

  1. Wow, de acuerdo por completo. Es tan cierto como tanto podría ser falso ;-), o sea, 100% cierto... jajaja. Algo curioso que nos sucede a los seres humanos, ¿no? Atrapados en la dicotomía del mundo y nosotros: ¿hacemos nosotros al mundo? (decirlo sería egocentrico), ¿el mundo existe fuera de nosotros? (decirlo sería inexacto porque para los seres humanos el "ser" conlleva conciencia...) Uh... y podríamos seguir... La humanidad se extinguirá antes de que se acaben las preguntas ;-)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Somos taaaaaaaaaann predecibles XD

    Siempre volveremos a la pregunta del Árbol cayendo en el bosque y su sonido :P

    ResponderEliminar
  3. Pues al contrario, somos tan poco predecibles que no sólo caemos en una de esas cinco falacias sino en muchas más... Aunque claro, no es que sea malo per se preguntarse si la conciencia es imprescindible o no, es la naturaleza humana buscar respuestas, y claro, tenemos el derecho de evitar volvernos locos mientras no condenemos a los demás a la locura ¿no?

    ResponderEliminar