sábado, 8 de enero de 2011

Y cuando piensas que todo es aburrido…

De repente la vida da un apretón de tuerca, que te lleva a la incertidumbre sobre lo que le pasa a personas que estimas y actúan de forma impredecible, más allá de lo que esté bien o mal.

Me han dado ganas de leer, en veinte minutos leí unos 15 artículos en la wikipedia, hice algunas anotaciones sobre personajes que de verdad me gustaría leer en papel, reflexionar, re pensar, ampliar las sinapsis en mi cerebro, derrumbar estos muros que cada día se me hacen más asfixiantes en mi vida intelectual, me gustaría ser un apasionado de la literatura, y la filosofía, pero mi educación no fue de ninguna manera por ahí, lo poco que sé al respecto, es catalogable en mi vida como “información” y no como “reflexiones”, vaya, ya de perdida me gustaría ser un obsesivo compulsivo en esos términos, un wanna be cualquiera que memoriza información para verse bien…

En fin, el punto es que no tengo eso, sólo puedo tener una forma de ver la vida corriendo en mi cerebro a la vez, y ¿cómo puedo cambiarla?, ¿si es la única que conozco? me aterra verme encerrado, me aterra ser predecible y no romper con esta inercia que, para no perder la costumbre, ya integró en su rutina los falsos intentos por cambiar cuando al final termino siendo el mismo.

Sé que en cuanto tenga tiempo, me pondré a leer todo lo que anoté en mis papelitos pegajosos, pero también sé, que eso a largo plazo, no cambiará la manera en que me siento.

Me siento como un hamster corriendo en su jaula pensando que me muevo a otro lugar cuando en realidad sigo en el mismo punto de partida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario