martes, 15 de febrero de 2011

¿Mi equilibrio espiritual?

Lo mejor que me ha pasado en mi vida
fue sacarle las rueditas a mi bicicleta
ahora alcanzo mayor velocidad
y las chicas se derriten cuando me ven pasar. 

El amor es como aprender a andar en bici, una vez que te decides a quitarle las llantitas –miedos- lo más seguro es que te rompas la madre antes de aprender a amar.

Mi mente es un desorden.

No es que antes de re-enamorarme de ti estuviera toda ordenada, pero tenía menos prioridades, nah, la verdad es que me preocupaban menos.

Ahora me siento como si estuviese perdido, el diplomado empieza a complicarse, no es por los contenidos, sino la didáctica, creo que muy a mi pesar, la idea que tenía de estudiar informática en el sistema abierto, no será para mi, me he dado cuenta de que necesito preguntar muchas cosas, practicar, preguntar, hostigar, demandar, exigir respuestas, y google ni se inmuta; quiero una persona en quién apoyarme para reafirmar mis conocimientos. En el corto plazo me sirve hacer “pruebas” ayer en la madrugada, después de dos días de intentar instalar PostgreSQL, de buscar alternativas gratuitas “en la nube” –y de no encontrarlas- por fin pude instalar este manejador de bases de datos en la compu, ahora sólo me queda practicar la programación mediante SQL, comandos así…

Mi talón de Aquiles siempre ha sido la abstracción, porque mi estilo de aprendizaje no es tan robusto como debería en temáticas de lógica, matemáticas y lo que yo llamo “cajas dentro de cajas”, sistematizar y llevar un control casi perfecto en la mente de lo que hago, no sé si soy muy distraído o de plano es que mi cerebro no sirve para eso. Casi siempre intento solucionarlo llevando las tareas a un ámbito en el que no me sienta tan indefenso, pocas veces logro tener éxito.

Y ahora tu… me traes vuelto loco –ya sabes, eso de enamorarse tiene efectos secundarios- y aunque lo disfruto, no deja de preocuparme.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario