lunes, 7 de marzo de 2011

Despedidas…

En este blog están reunidos los últimos cuatro años de mi vida, está el historial, porque es eso, una bitácora. Ya estuviste por acá, la única vez que mencioné algo en lo que no estaba conforme y la decisión que había tomado, precisamente, sólo comentaste una sola vez, en todo el tiempo que tenemos de conocernos, y con tu comentario quedó más que claro que no me tomaste en serio.

Esta es una más de las pruebas de tu desinterés.Gracias porque lo hiciste de nuevo, vienes cuando ya no eras una preocupación para mi, cuando ya estaba asimilando tu partida, vienes y lo desordenas todo una vez más.

Desinterés es, tener tiempo para irse de fiesta, pero no tener tiempo para –ya no digo para vernos, sino para por lo menos- estar en contacto.

Desinterés es, que en los viajes de graduación no me hayas dirigido la palabra para “no incomodar” a tu pareja, aunque pasaras a menos de un metro de mi.

Desinterés… eres tu.

Como te dije antes, la amistad, no la mata el espacio ni el tiempo, pero si el desinterés.

Aquí puedes leer quien soy, y saber que la indiferencia no es parte de mi vida.

Este post es lo último que haré al respecto, me cansé de ser el que lucha por causas perdidas, supongo que es lo que te deja el crecer.

No sé cuál sea tu definición de amistad, pero lo que si te puedo decir, es que “los amigos por siempre” no existen. La realidad es que esas amistades se construyen con el día a día.

En este asunto, no hubo ganadores, por el contrario, los dos perdimos, perdimos por no tener la confianza suficiente para contar el uno con el otro.

Tristemente y con mucho dolor, te digo adiós.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario