viernes, 25 de marzo de 2011

Póngale el título que se le de la gana, eso no cambiará nada.

De regreso a la cueva de la soledad, se acabó la ilusión, la disfruté, creo que te has convertido en mi amor platónico, y como tal, aunque hoy te saque de mi cabeza, no te saco de mi corazón, quizá un día, o en otra vida.

Te amo.

Bytes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario