miércoles, 13 de abril de 2011

“Programa o serás programado.”

MANUAL DE EMANCIPACIÓN PARA LA SOCIEDAD DIGITAL

 

Ahí les dejo esto que me encontré navegando por aquí y por allá, de verdad es para tomarse en consideración, de hecho, me recuerda a algo que platicaba con Luz. Quizá seamos títeres también (como el resto de las personas) pero tratemos de los títeres que ven los hilos y no de los que no los ven.

1- Tiempo: No siempre estés prendido (en-línea)

El sistema nervioso de una persona existe en el tiempo presente. Vivimos en un continuo ahora y el tiempo siempre esta pasando para nosotros. Las tecnologías digitales no existen en el tiempo. Al unir nuestros cuerpos y mentes basados en el tiempo a tecnologías que en sí tienden a ir contra el tiempo, terminamos divorciándonos de los ritmos, los ciclos, y la continuidad, de los cuales dependemos para vivir coherentemente.

2- Lugar: Vive en persona

Las redes digitales son tecnologías descentralizadas. Trabajan desde lo lejos intercambiando intimidad por distancia. Esto los hace extraordinariamente adaptables para comunicarnos y realizar actividades a larga distancia, pero pésimas para involucrarnos con lo que esta, o quien esta, justo enfrente de nosotros. Al utilizar una tecnología deslocalizada para conectarnos localmente, perdemos nuestro sentido del espacio así como las ventajas que nos ofrece el ser locales.

3. Elección: Siempre podrás elegir ninguna de las opciones presentes

En el reino digital todo se convierte en una elección. El medio tiende a lo discreto y esto deja fuera cosas que no hemos elegido notar o registrar y te obliga a elegir entre diversas opciones cuando en realidad no tendrías por que estar eligiendo algo.

4. Complejidad: jamás estarás completamente correcto

A pesar de que nos han permitido trabajar con ciertas clases de complejidad nuestras herramientas digitales sobre-simplifican las problemáticas matizadas. Orientadas en contra de la contradicción y el compromiso, nuestros medios digitales tienen a polarizarnos en bandos incapaces de reconocer valores compartidos o de relacionarnos con algo paradójico. En la red generamos respuestas a través de simples búsquedas en lugar de sumergirnos en la investigación y en el seguimiento de líneas de lógica. No nos damos cuenta que las tecnologías digitales están modelando nuestra realidad pero no sustituyéndola, y confundimos sus limites sobre-simplificados con la forma en que las cosas tendrían que ser. Al hacer conciencia sobre la tendencia de estas tecnologías de reducir la complejidad recobramos la habilidad para concebir sus simulaciones como modelos inmersos en una aspiradora y no como postulados definitivos del mundo.

5. Dimensiona: Un mismo tamaño no le queda a todos

En la Red todo se hace por escala –o al menos supuestamente debería. Las tecnologías digitales están orientadas a la abstracción, trayendo todo al mismo nivel universal. Personas, ideas, y negocios que no funcionan a ese nivel están en desventaja, mientras que aquellas que tienden a altos niveles de abstracción son las dominantes. Al recordar que un tamaño no le cabe a todos podemos preservar propiedades y actividades locales.

6. Identidad: Sé tu mismo

Nuestras experiencias digitales son extra-corporales. Esto nos conduce a un comportamiento impersonal en un entorno en donde nuestra identidad puede ser una desventaja. Pero entre más nos ligamos a otros anónimamente, menos experimentamos las consecuencias humanas de lo que decimos y hacemos. Al resistirnos a interactuar desde la comodidad del anonimato, nos mantenemos responsables y presentes lo cual hace mucho más probable el que podamos llevar nuestra humanidad al reino digital.

7. Social: No vendas a tus amigos

No obstante sus tendencias deshumanizantes, los medios digitales están orientados a lo social. En la actual co-evolución entre personas y tecnologías, las herramientas que nos conectan florecen y las que no pronto aprenderán a hacerlo. Debemos recordar que la orientación de lo medios digitales es a conectarnos con otras personas y no con sus contenidos y, mucho menos, con su dinero. De lo contrario corremos el riesgo de privarnos a nosotros mismos del  mayor regalo que las tecnologías digitales nos pueden regalar a cambio de haberlas creado.

8. Hecho: Di la verdad

La Red es como una pócima de la verdad: publica algo falso en-línea y eventualmente emergerá como una mentira. La tecnología digital esta orientada en contra de la ficción y hacia los hechos, en contra de las historias y a favor de la realidad, esto quiere decir que la única opción para aquellos que se comunican en este espacio es decir la verdad.

9- Apertura: Comparte, no robes

Las redes digitales están construidas con el propósito de compartir recursos computacionales por personas que en si estaban compartiendo recursos, tecnologías, y créditos para crearlo. Por esta razón la tecnología digital esta orientada a favor de la apertura y el compartir. Pero como no estamos acostumbrados a operar en un reino con estas tendencias, con frecuencia explotamos la apertura de los demás o terminamos siendo explotados nosotros mismos. Al aprender la diferencia entre compartir y robar podemos promover la apertura sin sucumbir al egoísmo.

10- Propósito: Programa o sé programado

La tecnología digital está programada. Esto la inclina hacia a aquellos que tienen la capacidad de escribir el código. En la era digital debemos e aprender a hacer el software o corremos el riesgo de convertirnos en él. No es demasiado difícil o tarde aprender el código que esta detrás e las cosas que usamos –o al menos entender que existe código detrás de nuestras interfases. De otra manera estamos a merced de aquellos que programan, de la gente que les paga o, incluso, de la propia tecnología.

¿Cómo ven?

 

Artículo completo

Saludos Sonrisa

No hay comentarios.:

Publicar un comentario