domingo, 29 de mayo de 2011

Prometer no empobrece y así…

Hoy por la mañana hubo ‘meeting’ acá en el municipio de Chimalhuacán, ni más ni menos que con el que parece ser el próximo gobernador del estado, Eruviel Ávila. La verdad es que no fui porque me quedé dormido, aunque mis papás si fueron (tenían que, gracias a Nueva Alianza y la participación magisterial ¬¬).

Precisamente, hace rato, mi madre me contaba sobre las promesas que hizo, –y que firmó ante notario público- en donde se comprometió a construir una línea del Metro para Neza, Chimalhuacán, La Paz, Ixtapaluca y Valle de Chalco, entre otras cosas más.

El punto que me llamó la atención es este compromiso en específico, la construcción de una línea del STC Metro, como dice el dicho, “Prometer no empobrece” y aquí mis consideraciones:

  1. Primero que nada, el STC Metro, es un organismo Descentralizado propiamente dependiente del Gobierno del Distrito Federal y su Asamblea Legislativa, por lo que a este señor se le olvida que NO ESTÁ en sus manos la decisión de construir o no una línea adicional del sistema (eso no quita que no sea necesaria).
  2. Digamos que Eruviel gana, y con negociaciones y tal, se logra el acuerdo para la construcción de la línea. ¿De donde saldrá el dinero? tomando en cuenta que la línea 12 “Bicentenario” costará alrededor de unos 20,000 mdp y que su construcción se realiza, a casi una década de la última línea construida, creo que es muy sencillo darse cuenta de las dificultades que podrían complicar el cumplimiento de esa promesa. También hay que tomar en cuenta que la SCT aportará 3,000 de los 20,000 mdp para su construcción, una vez más esa decisión NO ESTÁ totalmente en manos del Sr. Ávila.
  3. No sé nos olvide, que tanto la línea A como la B del metro, son las que actualmente se encuentran en las peores condiciones de operación, y esto es porque prácticamente han caído en el olvido para redistribuir los recursos a las líneas que operan en el DF –por obvias razones-.
  4. El plan maestro del metro, –que no debería ser tratado como un libro de ficción- se ha quedado obsoleto, desde su actualización en 1997 y con miras al 2020.
  5. Ah, se me olvidaba, tampoco se nos olvide que en este sexenio se anunciaban los trenes suburbanos con bombo y platillo, que irían de neza a texcoco y de la paz a chalco, pero “gracias a la crisis del 2008” las únicas noticias que tuvimos después de mucho tiempo, fueron las de su cancelación –que no suspensión-. Así que ¿A qué le tiras cuando sueñas mexicano?

Prometer no empobrece, pero hacer promesas en donde su cumplimiento depende de decenas de factores que no se pueden controlar al mismo tiempo, más que arriesgado, es hasta ofensivo.

3 comentarios:

  1. Hay que prometer de todo un poco porque no pensamos cumplir nada de nada... jajaja. También porque confiamos en esa conocida figura del "votante no informado" y ni que se diga el "votante apático". :P

    ResponderEliminar
  2. Pff!!! tienes toda la razón, te digo que no debí haber estudiado la universidad, así no tendría estos "conflictos" que al "grueso" de la población le tienen sin cuidado ¬¬

    ResponderEliminar
  3. Pues chance y no es tanto el haber estudiado la universidad sino el tener ciertos intereses. Digo, por ejemplo, yo estudio la universidad y no pongo demasiada atención a las farsas políticas (aunque a causa de ello me acusen de no ser una "universitaria responsable", etc.,). Creo que es un poco el sentir que los cambios vendrán de otras fuentes y un mucho que mi vida no me exige tener una participación política activa.

    Seguro aunque no hubieras estudiado la universidad tendrías esos "conflictos" porque es inevitable reflexionar acerca de lo que a uno le importa... Sea lo que sea, puedo decir que la mayor parte de las decisiones que uno toma en un momento dado no cobran sentido sino hasta cierto tiempo después. Así que aunque ahora sólo le veamos los desventajas a la educación superior no significa que no haya también consecuencias positivas, aunque haya que esperarlas más... ;-)

    ResponderEliminar